¿Qué es la Cooperativa Obrera?

Página de Inicio » ¿Qué es la Cooperativa Obrera? » Identidad Cooperativa » Historia y Presente del Movimiento Cooperativo »

Identidad Cooperativa
Historia y Presente del Movimiento Cooperativo

El Movimiento Cooperativo Internacional


William P. Watkins, nacido en Plymouth, Inglaterra, en 1893, fue director de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) y en su centenaria vida fue considerado una de las máximas autoridades en la historia de la cooperación mundial.

De su libro El Movimiento Cooperativo Internacional (Ed. Intercoop, Buenos Aires, 1977) se extraen los siguientes conceptos, que actualizan y complementan otras fuentes, de las que se hará puntual cita.

"Actualmente el movimiento cooperativo se extiende por todo el mundo. En un siglo y medio se ha desarrollado desde Europa hacia todos los lugares habitados..."
 
"El móvil universal fue el de poner en práctica las posibilidades de la idea cooperativa, a fin de lograr el máximo bienestar humano. Los esfuerzos de hombres y mujeres en diferentes países para alcanzar los más altos niveles de vida por medio del esfuerzo propio, al asociarse, fueron inspirados y apoyados por la acción internacional de cooperadores de diversos orígenes. Las instituciones que surgieron de esa acción, sus campos de actividad y la cadena de relaciones intercooperativas se extienden fuera de las fronteras nacionales y de continente a continente."



"El movimiento cooperativo se ha desarrollado de tal manera que la colaboración internacional entre sus organizaciones es indispensable no sólo para lograr el éxito sino también para que puedan sobrevivir a la lucha competitiva en el ámbito de los grandes mercados concebidos por la economía de escala...

Los pioneros de Rochdale

 

Esto no implica que la actuación internacional del movimiento cooperativo haya sido forzada solamente por la presión exterior provocada por la evolución de todo el sistema económico. Por el contrario, la internacionalidad es inherente a la idea cooperativa porque su primer principio es la asociación antes que la actuación individual, lo que obliga a los cooperativistas a encontrar las soluciones a sus problemas por medio de la conciliación de esfuerzos."

"Establecer cuándo y dónde comenzó el movimiento cooperativo internacional, dando lugares y fechas exactas, es prácticamente imposible. Lo que la historia nos muestra es el gradual surgimiento, desde hace casi dos siglos y en diferentes países europeos, de nuevas formas de asociación y de ayuda mutua, cuyos fines aparentemente fueron determinados por las sin precedentes condiciones sociales. Éstas acompañaron o fueron provocadas por ese fenómeno tan amplio, técnicamente tan complejo y que produjo tantos cambios en la economía y que conocemos con el nombre de Revolución Industrial, una revolución que estuvo destinada a transformar todas las esferas de la vida humana y que, históricamente hablando, proyectó largas sobras sobre ella. Su advenimiento fue preparado por la paulatina decadencia del sistema feudal de la época medieval unido al desarrollo de la mentalidad y prácticas capitalistas. Con el crecimiento de un proletariado urbano y rural la pobreza se tornó endémica. Los esfuerzos de los gobiernos por controlar o evitar la miseria no hicieron más que aumentarla en lugar de evitar el crecimiento de las clases desposeídas, dependientes para su subsistencia únicamente de su salario. Desde el siglo XVII en adelante, de tiempo en tiempo, la historia registra experimentos sociales y económicos tendientes a solucionar el problema de la pobreza que muestran algunos rasgos reconocidos ahora como característicos de la cooperación."

"Hay, por ejemplo, una conexión directa admitida por el mismo Robert Owen entre sus planes para el establecimiento de comunidades autoabastecidas y las propuestas por el cuáquero John Bellers, en 1696, para los Colegios de Industria (Colleges of Industry) como un remedio para el desempleo…"

"Cuando la ciencia económica estaba todavía dando sus primeros pasos, y la mayor parte de las otras ciencias no existía, no fueron los gobiernos los que formularon pensamientos constructivos para desterrar la pobreza, sino más bien los filántropos y los educadores -por ejemplo, Pestalozzi, cuya preocupación por el bienestar de los campesinos suizos no fue menor que su preocupación por la educación de los hijos de aquellos-. Luego encontramos a su contemporáneo, Emmanuel Von Fellerberg, cuya celebrada escuela, en Hofwil, cerca de Berna, fue un admirable experimento y en la cual los jóvenes recibían una educación práctica, donde no existía distinción de clases. Concurrieron a ésta los dos hijos de Robert Owen y Víctor Aimé Huber, quien años más tarde fue uno de los pioneros en difundir en el continente las noticias del éxito de la Cooperativa de Consumidores en Rochdale."

Charles Fourier y Robert Owen

"Robert Owen en Inglaterra y Fourier en Francia, abogaron por asociaciones en forma de comunidades voluntariamente autoabastecidas. Saint-Simon y sus seguidores criticaron el nuevo sistema industrial desde el punto de vista de su organización. Una escuela de escritores británicos -basada en la teoría del trabajo como estándar del valor (Fourier)- reclamó para los trabajadores todo el beneficio de la industria, junto con la supresión de las rentas, intereses y ganancias, considerándolos como una mera explotación (una tesis que ha inspirado pensamientos socialistas y acciones políticas por generaciones y que ha influido poderosamente en las organizaciones cooperativas, en lo que respecta a la repartición de los beneficios entre sus miembros).

Desde el momento en que las empresas económicas de los trabajadores adquirieron bases teóricas y objetivos ideales, puede decirse que existió un movimiento cooperativo en el verdadero sentido de la palabra."

"El sustantivo Cooperación (Co-operation) y el adjetivo Cooperativa (Co-operative) comenzaron a usarse generalmente en Gran Bretaña, desde 1820 en adelante...

El internacionalismo estaba en el aire y la prueba de ello fue la formación, en 1835, de la Asociación de Todas las Clases de Todas las Naciones (Association of All Classes of All Nations) de Owen. Un proyecto que, si bien utópico en su concepción, era en espíritu enteramente cooperativo…"

"En 1840 fue posible comprobar el surgimiento de ciertas formas de asociación que más tarde fueron reconocidas como tipos básicos de la sociedad cooperativa. Tuvieron éxito al ganar posiciones y mantenerse en un mundo competitivo y hostil. En la era del rápido desarrollo del transporte y de las comunicaciones, sus éxitos fueron prontamente conocidos de país en país...

En estas circunstancias los asalariados británicos, cuyas primeras cooperativas de consumidores habían fracasado en 1830, retornaron a la cooperación. Esta vez concibieron, después de un estricto análisis de éxitos y fracasos, un sistema que probó ser a la vez económicamente fecundo y socialmente satisfactorio y que es conocido mundialmente como la Rochdale Equitable Pioneer's Society, que comenzó a funcionar en diciembre de 1844. En Francia, Le Commmerce Véridique et Social, de Lyon, una extraordinaria antecesora de la Rochdale, fue aplastada (sin dejar sucesores) por poderosos grupos financieros que temían su competencia. Sin embargo, en el año 1840, otros fourieristas resueltos a poner en práctica las ideas de sus maestros establecieron numerosas panaderías y despensas en los departamentos del norte y del este."

"Un segundo tipo básico de sociedad cooperativa, la sociedad productora de los trabajadores, tomó forma definitiva en el año 1830 y recibió amplia publicidad después de la Revolución Francesa de 1848. La idea de asociarse para tener sus propias industrias y bajo su propia dirección era frecuente entre los obreros de los gremios especializados de Inglaterra y de Francia. Pero esta idea recibió su primera forma sistemática y un juego de principios básicos en Francia, por parte de Philippe Buchez, un saint-simoniano, en un artículo publicado en 1831."

"A diferencia de las sociedades obreras de producción y de consumo -que estaban principalmente interesadas en el salario y en el obrero-, los otros dos tipos básicos de cooperativas que aparecieron en el siglo XIX interesaron particularmente al artesano, que trabajaba por su cuenta, y al agricultor…

La primera en establecerse lleva el nombre de su iniciador, Hermann Schulze-Delitzsch…

Se estableció, con ayuda filantrópica, un fondo de previsión y luego formó asociaciones de ensambladores y zapateros para la compra en común de materia prima. Comprendiendo que el mayor inconveniente de los artesanos era su falta de capital, Schulze también formó una sociedad de crédito… Su sistema se extendió pronto por Alemania y Austria. En el año 1860 fue trasplantado -con algunas adaptaciones necesarias por la diferencia de costumbres y tradiciones- a Italia, bajo la dirección de Luiggi Luzzatti. Simultáneamente, por el este, llegó también hasta Rusia."

"En su evolución de la ayuda filantrópica al esfuerzo propio, la experiencia de Schulze con los artesanos tiene un paralelismo, en un período un poco más largo, con el de Friedrich Wilhelm Raiffeisen con los granjeros... La sociedad Raiffeisen se convierte de esta manera, no sólo en Europa, sino también en otros continentes, en la principal pionera de este tipo sociedades cooperativas agrícolas."

"El papel de pioneros de los empleados ferroviarios en la difusión del conocimiento de la cooperación de consumo entre los asalariados fue de considerable importancia."

"La actitud de las iglesias y sus ministros, desde los obispos a los párrocos, también cambió cuando comprendieron que la cooperación no era necesariamente una alianza de la subversión política, sino más bien un método pacífico para el mejoramiento social."

"Entre los años 1860 y 1890 los movimientos cooperativos debieron trabajar en un estado nacional de desarrollo cuyas necesidades debieron preceder al establecimiento de una organización internacional estable y duradera."

"Desde el principio, el movimiento hacia la federación no fue ni rápido ni fácil. Antes de 1875 las dos únicas uniones nacionales importantes eran la Allgemeiner Verband en Alemania y la Unión Cooperativa de Gran Bretaña... Las cooperativas de consumo en Francia tuvieron su primer congreso nacional en 1885 y formaron una unión cooperativa... Los cooperativistas italianos realizaron su primer congreso nacional en 1886 y fundaron su Liga Nacional (Lega Nazionale), una confederación general de cooperativas. Las sociedades de consumo suizas se unieron en 1890..."

"No podría existir una efectiva organización internacional sin el apoyo de las uniones y federaciones cooperativas nacionales ya existentes, la más poderosa de las cuales era la británica, por ser una generación mayor que las otras. Era esencial una actitud no sectaria, en el sentido de que todas las organizaciones que genuinamente creyeran practicar los principios cooperativos podrían unirse a la alianza propuesta".

"El congreso se reunió en Londres, en agosto de 1895... Sus participantes incluyeron a cooperativistas y a distinguidos representantes o simpatizantes de otros movimientos e instituciones... Sin lugar a dudas, había muchos cooperativistas británicos, alrededor de 200, de los cuales más o menos la mitad eran delegados de cooperativas y federaciones. Había 25 delegados de organizaciones cooperativas de Europa, además de participantes de otos continentes: un australiano, un indio, tres de EE.UU. y un argentino. ...

El Congreso aceptó las declaraciones de que la Alianza no se mezclaría en política o religión, de que trabajaría tanto como fuera posible por medio de las organizaciones cooperativas existentes en los diversos países y de que el congreso sería convocado cada tres años. Se nombró un comité central provisional de 15 miembros, 6 de los cuales eran británicos.... De esta manera, el Congreso dio nacimiento a la Alianza, pero debió dejar en manos del comité provisional casi todo lo que era necesario para hacer de ella un instrumento efectivo". (W.P.Watkins, ob.citada)

Para Bruce Thordarson, Director General de la ACI, al cumplirse el centenario fundacional de la misma, "…desde su fundación en 1895 la Alianza Cooperativa Internacional ha sido permanentemente considerada por sus afiliadas como custodio de sus valores y principios comunes. Dos veces en el pasado, en 1937 y 1966, la ACI llevó a cabo amplias revisiones que resultaron en una formulación de los principios básicos que unen a las cooperativas de todo el mundo."

"La más reciente revisión, comenzada en 1988, culminó en septiembre de 1995 en el Congreso del Centenario de la ACI, realizado en Manchester, Inglaterra. Este proceso fue muy diferente a los dos anteriores, ya que estuvo orientado a analizar toda la cuestión de la identidad cooperativa… Esta revisión fue considerada por los afiliados de las ACI como particularmente oportuna, dado que la identidad cooperativa enfrentaba desafíos en distintas partes del mundo. Una necesidad común que afrontan todas las cooperativas es, justamente, la de aclarar en qué se diferencian de otras formas de empresa y proyectar una identidad clara y distinta al público, a los gobiernos y a sus propios socios"

"El documento aprobado por la ACI en Manchester se compone de tres partes: en primer lugar la definición de una cooperativa, concebido para ser aplicable a las entidades de todos los sectores y todos los países; segundo, una lista de los valores cooperativos básicos, los cuales constituyen el fundamento inmodificable sobre el que se basan las cooperativas y, por último, un conjunto revisado de los principios cooperativos, descriptos como "pautas mediante las cuales las cooperativas ponen en práctica sus valores…

El documento contiene los ingredientes clave para el éxito cooperativo en los años por venir." (B. Thordarson, Los principios cooperativos para el siglo XXI, Intercoop Editora, Bs.As. 1996).

La Alianza Cooperativa internacional tuvo su sede en Londres y luego la trasladó a Ginebra. Su órgano oficial es la Revista de la Cooperación Internacional que edita en español Intercoop Editora Coop. Ltda., Tucumán 1621 P.B. C1050AAG, Buenos Aires.

Sitio de la ACI en internet: www.ica.coop
El Cooperativismo en la Argentina

La información sobre este tema ha sido sintetizada del trabajo del Dr. Dante Cracogna "El cooperativismo en la Argentina" (Intercoop Editora Coop. Ltda, Buenos Aires).

"Las primeras manifestaciones del cooperativismo en la Argentina se remontan al último tercio del siglo XIX. Los más tempranos intentos de creación de cooperativas fueron realizados principalmente en la ciudad de Buenos Aires por algunos inmigrantes y argentinos que quisieron hacer cuajar en el país una experiencia económico-social que por aquel tiempo era ya una realidad muy promisoria en el Viejo Continente".

"La primera cooperativa, en el sentido estricto del vocablo, fue la denominada El Progreso Agrícola de Pigüé, fundada en 1898 por un grupo de agricultores franceses del sur de la provincia de Buenos Aires. Esta entidad adhirió estrictamente a los que serían luego universalmente reconocidos como Principios del Cooperativismo".

"En el medio urbano la primera cooperativa que se fundó en el país (y continúa en existencia) es El Hogar Obrero, de Buenos Aires, una cooperativa de consumo, crédito y vivienda fundada en 1905 por un grupo de obreros bajo la inspiración ideológica de dirigentes socialistas".

"A partir de estos dos hitos iniciales se fue desarrollando progresivamente el movimiento cooperativo nacional. El campo más propicio durante los primeros tiempos fue el medio rural, donde surgieron numerosas cooperativas que -a diferencia de la de Pigüé- se dedicaron fundamentalmente a la comercialización de la producción agropecuaria de sus asociados. Estas entidades nacieron principalmente en el área de la pampa húmeda, en la cual se radicó la mayor parte de la inmigración europea que llegó al país a partir de la llamada

Organización Nacional… En el medio urbano, por el contrario, el desarrollo fue mucho más lento. En principio, fueron apareciendo cooperativas de consumo y más tarde se organizaron otras para la provisión de servicios, tales como la electricidad, el crédito, el seguro, la vivienda, etcétera… Este distinto ritmo de crecimiento cooperativista se explica básicamente porque la inmigración europea -asentada, como se dijo, en el campo- trajo consigo, además de su fuerza de trabajo, un bagaje cultural que incluía, en muchos casos, experiencias cooperativistas de sus países de origen. Ese factor, sumado a las particulares necesidades que se planteaban al productor -independiente, arrendatario o aparcero-, sirvió de incentivo para la formación de numerosas cooperativas que pronto alcanzaron un significativo grado de desarrollo. En el medio urbano, donde aún no existía un  proletariado industrial importante, los intentos cooperativistas fueron menos numerosos y menos desarrollados, salvo contadas excepciones. Durante mucho tiempo las cooperativas urbanas estuvieron constituidas primordialmente por la clase media, sin lograr nuclear a los trabajadores, que aparecen en la escena nacional cuando tiene lugar las primeras manifestaciones de industrialización.".

"El desarrollo cooperativo alcanzó pronto expresiones de integración vertical. Luego de algún frustrado intento, la primera federación de cooperativas agrarias nación en 1922 y continúa actualmente existiendo bajo el nombre de Asociación de Cooperativas Argentinas. Las cooperativas urbanas comenzaron a federarse a partir de 1932, año en que se fundó la Federación Argentina de Cooperativas de Consumo. La integración federativa marca un hito de singular relevancia en la evolución del cooperativismo argentino".

"En una época más reciente surgen las entidades confederales. En 1956 nace CONINAGRO, que en un primer momento sólo agrupa a un escaso número de federaciones pero que, progresivamente, va nucleando en su seno a la mayor parte de las cooperativas agropecuarias de segundo grado. De igual manera, en el ámbito no agrario, nace COOPERAR en 1962. Finalmente, pocos años más tarde, ambas organizaciones de tercer grado formalizan su vinculación a través del Consejo Intercooperativo Argentino, compuesto por las mesas directivas de ambas entidades y cuya presidencia ejercen, por períodos alternados, sus respectivos titulares".

CONINAGRO en internet: www.coninagro.org.ar

COOPERAR en internet: www.cooperar.coop

Según el Reempadronamiento Nacional y Censo Económico Sectorial de Cooperativas y Mutuales, llevado a cabo por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) "Son 16.926 las cooperativas y mutuales registradas al 30/06/08… sobre dicho total de entidades las cooperativas representan el 75,4% y las mutuales el 24,6%, es decir 13.762 y 4.164 respectivamente…"

"Considerando solamente las cooperativas, las jurisdicciones con mayor participación relativa son: Buenos Aires (26,4%), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (14,5 %) y Córdoba (8,4%). Por regiones, la participación es la siguiente: Pampeana 45,5%, NOA 19,0%, CABA 14,5%, NEA 8,9%, Patagónica 6,2% y Cuyo 5,8%.  El 68,5 % de las cooperativas tienen como fecha de inicio el período que va de 2001 al 2006".

Los asociados a cooperativas reempadronadas ascendieron a 9.392.713. Los puestos de trabajo directo creados por las cooperativas son 289.460.

(Fuente: Reempadronamiento INAES, 2da.ed. noviembre de 2008)

Contactanos Libro de quejas, Agradecimientos, Sugerencias y Reclamos

Asociados

Búsqueda